Sembrando cambios: La Différence fortalece Pamoja Net, una red comunitaria para personas que viven en una isla remota de RDC

¿Cómo contribuyen los miembros de APC a mejorar la vida de su comunidad? En esta columna, destacamos las historias de impacto y de cambio de nuestros miembros, con el apoyo de los subsidios de APC. Trabajando codo a codo con la comunidad local, La Différence construye Pamoja Net, una red comunitaria que brinda acceso a internet, además de facilitar el aprendizaje de tecnologías para la juventud que vive en la isla de Idjwi.

En República Democrática de Congo (RDC), la isla de Idjwi en el Lago Kivu alberga a una población aislada y empobrecida. Dado que un 80% de las personas de la isla vive con menos de 1,25 USD por día, la población más joven se enfrenta a una gran carencia de oportunidades. En consecuencia, durante la década pasada hubo un éxodo de personas menores de 25 años hacia las ciudades del continente, explica la organización La Différence. En busca de un cambio positivo para superar los obstáculos locales, La Différence se alió en 2016 a la jefatura de la isla a raíz de una invitación del Mwami, rey de Idjwi, para crear Pamoja Net, una red comunitaria que provee acceso a internet.

La Différence es una incubadora de emprendimientos sociales que se dedica a empoderar a emprendedores/as del este de RDC para generar cambios sociales y económicos positivos. Además, La Différence construye soluciones tecnológicas en colaboración con las comunidades locales, como el proceso realizado en la isla Idjwi. Pamoja Net fue codiseñada e instalada por La Différence en colaboración con la comunidad local en 2016. En 2019, recibió subsidios de “Conectar lo no conectado: Apoyo a las redes comunitarias y otras iniciativas comunitarias de conectividad”, un proyecto implementado por APC en asociación con Rhizomatica.

Apoyar la inclusión digital

Dada la compleja historia de violaciones de los derechos humanos, así como de desastres naturales, el acceso a internet podría haberse convertido en una nueva pieza perdida dentro del complejo puzzle de carencias del país. “Suele ser difícil conseguir la financiación habitual. En general, la mayoría de donantes que trabajan desde hace años en programas humanitarios en nuestro país – por ejemplo, en situaciones como desastres naturales, ébola, violencia sexual, o la lucha contra enfermedades como la tuberculosis – no quieren financiar otros asuntos urgentes. La mayor parte no tiene interés en el tema de la tecnología y la promoción de redes comunitarias”, explica Patrick Byamungo, director de La Différence.

Por lo tanto, la mayoría de los proyectos que se llevan a cabo en RDC “se crean con la idea de los donantes en mente, y las organizaciones locales se ven obligadas a alinearse a los deseos de dichos donantes para obtener fondos, sin tener en cuenta las necesidades reales de la comunidad local”, agrega Byamungo. Sin embargo, Pamoja Net se construyó en forma participativa y para el proceso de solicitud de subsidios se respetaron los intereses y las necesidades locales. "Para el proyecto “Conectar lo no conectado”, la verdad es que ocurrió todo lo contrario [de los procesos más tradicionales de asignación de subsidios], ya que este proyecto ayuda y apoya la puesta en marcha de ideas de las comunidades locales. Nos encantó ese enfoque”, destaca Byamungo.

El subsidio apoyó el crecimiento de Pamoja Net y ha significado una importante oportunidad de aprendizaje para un pequeño grupo de jóvenes dedicados a la tecnología de la isla Idjwi, lo que hizo que La Différence pudiera ofrecerle un ingreso regular a tres expertos locales en tecnología durante el período de duración del proyecto. También ayudó a La Différence a reforzar la resiliencia técnica de la red comunitaria Pamoja Net.

El resultado fue que lograron conectar a un promedio de 150 personas por día a Pamoja Net con el mínimo de parada de servicios. Construir la resiliencia y sustentabilidad de una red comunitaria es un proceso continuo. Este año, un proyecto de La Différence obtuvo una nueva ronda de fondos del programa de subsidios de redes comunitarias. La propuesta seleccionada se enfocará en la búsqueda de soluciones para resolver problemas técnicos y servirá para cubrir todos los costos de Pamoja Net.

Construir un movimiento desde las bases mediante subsidios

Conectar lo no conectado” es un proyecto iniciado por APC y Rhizomatica en 2017 con fondos del Centro de Investigación para el Desarrollo Internacional (IDRC, por su sigla en inglés) de Canadá. El proyecto se dedica a fortalecer las redes comunitarias de América Latina, África y Asia, y apoya tanto a miembros de APC como a organizaciones que no son miembro, e incluso redes con las que trabaja por primera vez. En 2019, la iniciativa contó con el impulso de un fondo de financiación de la Agencia sueca de cooperación internacional para el desarrollo (Sida, por sus sigla en inglés) que incluía un componente de subsidios. Con este impulso, los subsidios de aprendizaje del proyecto se destinaron a 24 representantes de 12 redes comunitarias. Esto sirvió para promover el intercambio de aprendizajes y permitió que cada representante viajara hacia las redes comunitarias del resto a fin de aprender y ayudarse entre sí, apoyándose en un diálogo constante en línea.

Pese a los beneficios que reciben las comunidades, es indudable que otro gran beneficiario del proceso de atribución de subsidios ha sido APC. El trabajo con las comunidades de base y la energía de gente comprometida, enraizada en su comunidad, que se volcó en el “espacio de APC” ha resultado revitalizante para la organización y ayudó a fortalecer la base de membresía de APC.

La experiencia con los subsidios también le permitió a APC aprender y establecer ciertos objetivos específicos como requisito estructural para cualquier proceso de financiación de proyectos. Se demuestra así que quienes otorgan subsidios pueden establecer las condiciones de desembolso de fondos de una manera favorable a los objetivos estratégicos del proyecto. El enfoque feminista y la visibilidad de las mujeres en las redes comunitarias de los proyectos que cuentan con el apoyo de la iniciativa “Conectar lo no conectado” es un ejemplo concreto de ello. En este marco, para cada subsidio de pares en el que se seleccionaran dos representantes, una de esas dos personas fue una mujer.

En el caso de La Différence, Chako Armant es una de las representantes de la iniciativa de obtención de un subsidio para el aprendizaje sobre redes comunitarias. “Durante la construcción de las antenas de internet para Pamoja Net, las mujeres se involucraron más en el proyecto que los hombres, lo que es raro en la isla”, cuenta en una entrevista para APC.org. “La participación de las mujeres en el trabajo de Pamoja Net nos ayudó a avanzar y desarrollar más estrategias para acercarnos a la comunidad, y así conocer mejor sus necesidades. “Las mujeres fueron nuestras primeras encuestadas y también nuestras primeras compañeras”, agrega Armant, mostrando la multiplicidad de niveles en los que un proceso participativo habilita a diferentes actores a aprender y crecer juntos.


Imagen: La Différence (RDC)

Este artículo es una versión del relato que aparece destacado por La Différence como parte del proyecto “Conectar lo no conectado: Apoyar las redes comunitarias y otras iniciativas de conectividad comunitariapara la columna Sembrando cambios, que presenta las experiencias de los miembros y socios de APC que recibieron fondos a través del programa de subsidios de intervención catalítica de APC. También de fondos otorgados a través de los otros proyectos de APC y miembros del equipo interno que trabajan en el programa de subsidios. 

¿Te ha inspirado este relato a plantar semillas de cambio en tu comunidad? Comparte tu historia enviándonos un correo a communications@apc.org.

 

Región: 
« Volver