V. Teoría del cambio: Nuestros supuestos y creencias políticas

Los supuestos políticos se refieren a nuestra comprensión colectiva de cómo operan el poder y el cambio en los contextos políticos, culturales y organizacionales en los que estamos trabajando. Las creencias se refieren a cómo sentimos que podemos efectuar y/o contribuir a realizar los cambios deseados, junto con los tipos de estrategias que sean más eficientes para generar los resultados organizativos deseados.

Esta sección presenta una revisión de los supuestos y creencias políticas de APC – nuestra visión de cómo operan el poder y el cambio en contextos políticos, culturales y organizadores de la vida real en los que estamos trabajando y cómo podemos efectuar de la mejor manera posible los cambios que buscamos.

Internet transformó las comunicaciones y los comportamientos humanos, además de poner en jaque las estructuras de poder existentes, entre ellas el poder basado en el género, y como tal debe ser reconocida y gobernada como bien público global. Creemos que internet y las tecnologías digitales tienen un enorme potencial para fortalecer el desarrollo social, político, cultural, económico y humano. Se trata de herramientas y espacios de expresión, organización, acceso a la información, creación e intercambio de contenidos y ejercicio de los derechos humanos. Pueden servir para incrementar la capacidad de acción, crear comunidad, facilitar la participación política, promover una buena gobernanza, aprender e innovar, e incrementar la transparencia y la responsabilidad de los gobiernos, las empresas privadas y la sociedad civil.

Sin embargo, ese potencial se ve amenazado por los siguientes factores:

  • La exclusión digital aumenta en diferentes dimensiones bajo los modelos económicos y regulatorios actuales, intensificando las desigualdades, la pobreza y la discriminación, además de la desigualdad las relaciones de poder.

  • El poder dominante de las grandes corporaciones a la hora de controlar e influir sobre las decisiones que dan forma a internet y las tecnologías y espacios digitales ha ido erosionando el carácter público de internet y los derechos humanos. El poder de las corporaciones tecnológicas globales, que se encuentran sobre todo en el Norte global, para controlar y explotar las plataformas de datos y contenidos, no hace más que exacerbar la discriminación y las desigualdades.

  • El contenido, las lenguas y el conocimiento de internet y las tecnologías digitales sigue siendo dominio principalmente de intereses blancos, masculinos, privados y del Norte global, lo que radicaliza la colonización del conocimiento del mundo fuera de línea. La creencia de que internet podría crear un fondo común global y público de conocimiento está desapareciendo a medida que los espacios digitales se convierten en campos de batalla donde se lucha por el poder y las narrativas.

  • Los espacios digitales se alimentan cada vez más de odio y discriminación contra las mujeres, las comunidades LGBTIQ, las minorías religiosas, las personas migrantes, las personas con capacidades diferentes y otras personas y grupos que tienen una posición vulnerable o marginal. Aquí se incluyen las nuevas manifestaciones de violencia de género a través de las tecnologías digitales.

  • Los gobiernos suelen estar al frente del control, la vigilancia, la censura e incluso el apagón total de los servicios de internet, con lo que no sólo afectan a internet, sino también la capacidad de las personas para gozar de derechos humanos fundamentales.

  • Surgen nuevos problemas, desafíos y preguntas, sobre todo en torno a la seguridad, la sustentabilidad y la resiliencia en el clima actual de restricción de espacios cívicos, incremento de la vigilancia y las amenazas que enfrentan los actores del cambio social, así como las múltiples crisis que impactan en todas las áreas de los derechos de las mujeres y el activismo feminista.

  • Es probable que la producción y el uso de tecnologías digitales siga contribuyendo a la crisis climática en forma proporcional al incremento en el consumo general de materia prima, fabricación, consumo de energía y eliminación y reciclado de desechos. Es probable que los gobiernos y los poderosos intereses privados que obtienen réditos de las actividades que causan daños al medio ambiente respondan aumentando la vigilancia, la censura y la propaganda por internet, tanto de manera directa como cooperando con las pocas compañías privadas que actualmente gestionan la mayoría de las comunicaciones por internet.

Nuestros supuestos y creencias básicas sobre el rol que podemos desempeñar en el camino hacia las transformaciones que buscamos:

  • Las tecnologías digitales en red están cambiando el contexto de creación de movimientos y cada vez hay una mayor conciencia sobre el protagonismo de internet en la labor de los movimientos activistas a fin de guiar y apoyar el cambio. Estamos fortaleciendo nuestro marco sobre organización y creación de movimientos para reflejar el contexto digital emergente y basarnos en nuestra historia de creación de redes y conexión entre diversos movimientos. Esto incluye nuestra comprensión política de las nuevas oportunidades y desafíos que ha generado el contexto digital, así como del surgimiento de nuevos actores que no pertenecen a las formas de organización conocidas; la consideración de las dinámicas emergentes, así como de los nuevos espacios de organización; la exploración de la división de la responsabilidad y el liderazgo, al igual que los modelos de distribución de recursos para dar apoyo a nuevas formas de organización.

  • La inclusión digital va más allá del acceso a la infraestructura de conectividad y debe incluir condiciones que promuevan el incremento de la autonomía individual y colectiva en general, la capacidad de acción y también de elección a la hora de conectarse a la tecnología y los espacios digitales. Además, se deben ofrecer opciones de uso, configuración, información, o creación de dichos espacios y tecnologías digitales, una vez conectados/as. Creemos en la necesidad de desarrollar diversas modalidades posibles de conexión, fomentando un ecosistema que habilite el surgimiento y crecimiento de redes comunitarias y otras iniciativas comunitarias de conectividad en los países en desarrollo. El objetivo de este abordaje de la capacidad humana y los problemas de sustentabilidad, junto con los obstáculos políticos y regulatorios que limitan el crecimiento de iniciativas comunitarias de conectividad, es multiplicar el impacto, el alcance y la sustentabilidad del movimiento de redes comunitarias en el Sur global.

  • Mediante una utilización estratégica, internet, así como las tecnologías y los espacios digitales, pueden servir para amplificar las voces y los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil, los movimientos sociales, los/as activistas individuales y las comunidades y grupos excluidos. Contribuimos a amplificar la voz, las acciones y la capacidad brindando oportunidades de intercambio de conocimiento y aprendizaje, además de incorporar políticas y prácticas de cuidado y seguridad a través del intercambio entre pares, eventos, talleres y campañas locales. 

  • Internet y las tecnologías digitales propician los derechos humanos, el desarrollo y la justicia social, incluyendo la justicia de género. Creemos que podemos generar un cambio político a través del trabajo con nuestros miembros, socios/as, colaboradores/as y alianzas estratégicas a fin de desarrollar posiciones que promuevan y protejan los derechos humanos, confronten el poder de las corporaciones y obliguen a los gobiernos a asumir responsabilidades.

  • Creemos que es posible construir conocimiento y contribuir a crear discurso mediante la investigación, las redes sociales y otros contenidos mediáticos y artísticos que contradigan las posiciones y perspectivas privilegiadas, la discriminación y la opresión, y apoyen el activismo basado en pruebas con el fin de construir un marco basado en derechos y una internet feminista que ayuden a generar un fondo común y global de conocimiento.

  • Es necesario mantener el compromiso con los procesos de gobernanza de internet para confrontar al poder corporativo e insistir en que los gobiernos tienen la responsabilidad de obligar a las corporaciones a asumir responsabilidades. También es necesario contar con el punto de vista, las voces y los intereses de la gente que se opone a la discriminación y la opresión estructurales para frenar el poder corporativo y el control estatal, así como para desafiar la securitización de internet.

  • La elección y el uso de tecnologías digitales, así como las políticas que establezcan lineamientos de producción, uso, eliminación y recuperación de materias primas tendrán un gran impacto sobre la catástrofe climática y también un gran potencial para mitigar el desastre. La crisis ambiental requiere operar cambios drásticos en el modelo existente de diseño/producción/uso/eliminación/reciclaje, para poder adoptar una economía circular que apunte a eliminar el desecho y aumentar la reutilización continua de recursos.

« Volver