AlterMundi: Una puerta que abre la conectividad comunitaria en la Argentina

En todo el mundo, diversas comunidades se han organizado y actuado para conectarse a internet, vinculando el debate sobre acceso a una agenda de reivindicación de derechos y de superación de desigualdades. En este contexto, es fundamental que los gobiernos y reguladores hagan su parte, promoviendo procesos participativos que den lugar a un entorno regulatorio propicio para el surgimiento y fortalecimiento de iniciativas de redes comunitarias. Y esto acaba de suceder en Argentina, a través del Programa Roberto Arias y su enfoque en relación a la inclusión digital. Para ampliar las informaciones al respecto de este programa, republicamos este artículo producido por AlterMundi, miembro de APC en Argentina.

El 10 de junio se publicó en el Boletín Oficial de la Nación el nacimiento del Programa de Conectividad Roberto Arias, resultado del trabajo sostenido y conjunto de diversos colectivos y organizaciones sociales que vienen gestando las Redes de Conectividad Comunitaria en Argentina y la Subdirección de Proyectos Especiales del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). Un proyecto que tuvo constante asesoramiento de AlterMundi durante el 2020 y su efectiva creación a medidados el 2021.

Desde hace tres años colectivos vinculados al desarrollo, la soberanía tecnológica y comunicacional abrieron la discusión con el Estado para gestar normativas y herramientas que permitan otras lógicas de acceso a la conectividad.

En diciembre de 2019, AlterMundi convocó a un encuentro entre organizaciones y colectivos para pensar un camino hacia la conectividad en clave comunitaria. De allí surgió la Cumbre Argentina de Redes Comunitarias (CARC), que a partir de arduas jornadas de conversación y trabajo en las sierras de Córdoba, se reconoció como un actor estratégico para contribuir en el ejercicio del Derecho a la Comunicación y a la Soberanía Tecnológica.

Mediante su primer comunicado las organizaciones nucleadas en la CARC enunciaron de manera conjunta que "Nuestras redes constituyen el 'primer kilómetro' de infraestructura si entendemos el acceso a Internet como un derecho y el objetivo es la apropiación popular de la tecnología". También explicitaron diferentes ejes estratégicos para articular con el estado. Uno de ellos fue el pedido de la creación y el desarrollo de políticas con mecanismos claros y ágiles para la asignación de Fondos de Servicio Universal a redes comunitarias, sin importar su ubicación geográfica.

Días previos al Aislamiento obligatorio (ASPO), y la declaración de la pandemia en todos los rincones del planeta, se desarrolló una reunión en ENACOM con diversos sectores organizados e instituciones para generar acuerdos que permitan la consolidación de una agenda que el estado esté en condiciones de cubrir con el Fondo Fiduciario del Servicio Universal (FFSU).

El objetivo era poder financiar proyectos que faciliten el montaje y despliegue de redes comunitarias de internet en diferentes territorios que aún después de 25 años de que internet llegase a nuestro país no cuentan con acceso a conectividad. A partir de esta reunión se definieron demandas y propuestas para ampliar el derecho a la comunicación y abordar la conectividad como parte de las deudas que las empresas de telecomunicaciones no lograron o no quisieron resolver en todos estos años.

El Programa de Conectividad Roberto Arias intenta dar respuesta a algunas de estas demandas urgentes en los territorios digitalmente excluidos que componen nuestro país, donde aún se lucha por la accesibilidad de los derechos más elementales. Lleva el nombre de Roberto Arias, comunicador popular e impulsor de proyectos junto al pueblo mapuche. Fundador de la FM Pocahullo y del Foro Argentino de Radios Comunitarias, Roberto es referente del compromiso y el trabajo comunitario con los pueblos originarios.

Este programa constituye un posible camino para vitalizar la accesibilidad desde otras lógicas de propiedad, ya que promueve y apoya la gestión y el fortalecimiento de redes de internet comunitarias que se encuentran conformadas por organizaciones sin fines de lucro y que prestan el servicio asumiendo el costo entre los miembros de una comunidad.

Ellas proponen otras maneras de afrontar la desconexión, y otras tecnologías, fuertemente apoyadas en programas de software libre, código abierto y colaborativo, lo que no es menor en un tiempo de concentración mundial abrumadora, tanto de datos como de plataformas, con las discusiones y los riesgos que eso genera.

AlterMundi promueve la creación de redes guiadas por tres ejes o principios, que sean comunitarias, libres y descentralizadas. Estos ejes responden a una concepción de soberanía tecnológica que nace y se sostiene desde la propia comunidad, permitiendo a los actores sociales vencer las limitaciones impuestas por las redes comerciales y sus contenidos.

Para posibilitar esta construcción desde la organización se trabaja con un sistema de código abierto, software y hardware libre, que no impone limitaciones y que permite mejoras y adaptaciones de los usuarios según sus necesidades y territorios.

Estas redes proponen una mirada diferente sobre las lógicas comerciales. El programa Roberto Arias busca garantizar el derecho a la conectividad por sobre la rentabilidad, a la que esas lógicas toman como un eslabón de intereses desde el cual las empresas han construido el mapa de conectividad que hoy existe en nuestro país.

Toda la información para acceder al programa se encuentra disponible en el sitio web del ENACOM

También se compartió más información en el conversatorio virtual "Redes de Internet Comunitarias para organizaciones rurales":

« Retourner