Cuenta regresiva hacia Baku: las prioridades en América Latina