La campaña ¡Dominemos la tecnología! ya es un movimiento mundial