Aspectos políticos

No puede desestimarse la importancia del espectro como facilitador de las comunicaciones. La televisión y la radio tienen una fuerte influencia en la formación de las percepciones del público sobre cualquier tema y se han utilizado abiertamente para propaganda política. Se ha dicho, por ejemplo, que la elección de Kennedy como presidente de Estados Unidos se debió principalmente a su campaña por televisión. Durante la guerra fría, La Voz de América, Radio Moscú y Radio Habana eran medios muy efectivos para influir en el público mundial. Ejemplos más recientes incluyen la influencia de CNN y Al Jazeera en dar forma a la interpretación pública de los acontecimientos actuales.

En el nivel nacional, el papel que desempeñan la radio y la televisión para dirigir la opinión pública es a menudo bastante manifiesto. El ascenso de Berlusconi al poder fue posible gracias al control que ejerce sobre la televisión comercial en Italia. Por tanto, no es de extrañar que los gobiernos controlen firmemente el acceso al espectro y que hayan cerrado estaciones de radiodifusión que transmitían opiniones “inconvenientes” alegando motivos supuestamente técnicos o legales.

El espectro que se utiliza para la comunicación de dos vías, incluidas las tecnologías móviles y de internet, también ha sido objeto de intervenciones de los gobiernos, especialmente en casos de inestabilidad política.

Los intereses económicos también desempeñan un papel vital en la radiodifusión. La concentración de la
propiedad de los medios de difusión tiene un impacto negativo demostrable sobre la libertad de expresión e información no sesgada tanto si la propiedad se encuentra en manos gubernamentales como privadas. El creciente valor económico del espectro, ya sea de radiodifusión o telecomunicaciones, aumenta la probabilidad de influencias.

Podemos concluir que el espectro electromagnético es un recurso natural cuya utilidad está fuertemente condicionada por factores tecnológicos, económicos y políticos.

Registrarse en APC.org