Refugios para mujeres se conectan para reforzar su identidad fuera de internet

No votes yet

Por KAH para APC

BUENOS AIRES, Argentina, 08 November 2010

Folleto producido en el tallerFolleto producido en el tallerGANADORAS DEL FONDO ¡DOMINEMOS LA TECNOLOGÍA! EN ARGENTINA

En Argentina hubo ocho proyectos seleccionados que recibieron 2.500 dólares cada uno. Los grupos fueron elegidos en base a su trabajo en el área de género y TIC, la diversidad geográfica y su interés en participar en una red de trabajo contra la violencia hacia las mujeres. Todos los grupos se dedican a defender los derechos de las mujeres con constancia y desde hace mucho tiempo.

Los proyectos que ganaron los fondos fondos se cerrarán en diciembre de 2010.

Camino a la Vida, Puerto Iguazú, Misiones

Las provincias más empobrecidas de Argentina son las del norte. Camino a la Vida trabaja con sobrevivientes de violencia desde hace seis años. El centro funciona en base a voluntarias, incluyendo una sicóloga y una abogada, y a un equipo interno que organiza los grupos de autoayuda. Con los fondos de APC el personal presupuestado y el voluntario aprenderá a usar teléfonons celulares e internet para promover su trabajo y combatir la violencia hacia las mujeres. La idea es filmar los talleres para hacer un audiovisual y promover su trabajo el 25 de noviembre.

Fundación Espacios de la Mujer, Moreno, Provincia de Buenos Aires

Cuando Espacios de la Mujer, que organiza talleres en tres refugios para mujeres víctimas de violencia en la ciudad de Moreno (en las afueras de Buenos Aires), participó por primera vez en ¡Dominemos la tecnología! en 2009, el grupo no sabía nada sobre o el valor que podían tener. Cometieron varios errores. Trataron de dar un taller de informática ¡con un computador y un proyector! Pero se esforzaron por conseguir buenas instructoras, de preferencia mujeres. Y a medida que se fueron involucrando en el tema de las TIC empezaron a ver que la capacitación y el sitio web que estaban armando les servían a las mujeres de los refugios para hablar entre ellas y revisar fortalecer su identidad y su misión. Con la financiación de ¡Dominemos la tecnología! realizarán un sitio web institucional con materiales para uso de otros y otras activistas locales que trabajan en la comunidad y necesitan saber más sobre prevención de violencia y asistencia a las víctimas. También esperan que el sitio sirva para crear lazos con otros grupos nacionales y regionales de activismo contra la violencia de género.

Ñandé Roga Guazú, Clorinda, Formosa

El fondo que obtuvo esta grupo, que trabaja con TIC en grupos locales de mujeres, llegó en el momento justo. La capacitadora es una ex vendedora ambulante que, gracias al apoyo brindado por Ñandé Roga Guazú, estudia profesorado de informática hace tres años. Como retribución a la comunidad da clases a otras mujeres del centro. El grupo utiliza los fondos obtenidos para ofrecer más talleres y producir más material contra la violencia de género en forma de videos y de volantes que se distribuyen en Formosa y alrededores, incluyendo comunidades indígenas. Formosa es una de las provincias más pobres de Argentina.

TRAMA, Santiago del Estero

Esta red trabaja con mujeres campesinas e indígenas de la zona rural de la provincia norteña de Santiago del Estero, una de las más pobres de Argentina. TRAMA utilizará los fondos para financiar la capacitación de mujeres y niñas que están produciendo miniprogramas radiales y clips de audio con el fin de educar a las mujeres rurales en derechos sexuales. Los programas se transmitirán por una red de canales de radios comunitarias. Los spots radiales serán adaptaciones delibros de historietas increíbles realizados hace varios años por las mismas comunidades.

Gente del Sur y Radio Gráfica, La Boca, Buenos Aires

Estas cooperativas surgidas a raíz de la crisis de 2002, cuando muchas empresas dieron quiebra y quedaron a cargo de lo que entonces era el personal, se encuentran en La Boca, uno de los barrios más pintorescos pero empobrecidos de Buenos Aires. Las dos cooperativas capacitarán a varias mujeres locales para que puedan desempeñarse como corresponsales, productoras y conductoras de radios comunitarias, con el fin de que puedan producir audio clips y programas radiales sobre la violencia hacia las mujeres.

Cre-siendo, Ciudad Evita, La Matanza, Buenos Aires

Si bien llega la televisión por cable, el barrio 22 de enero es un asentamiento ilegal. Las únicas conexiones a internet disponibles son móviles, dado que las empresas de telecomunicaciones se negaron a enviar personal a este pueblo visto como marginal y lleno de basura. El centro de la capilla de Santa Clara de Asís, que funciona hace 15 años, se convirtió en un centro comunitario para familias, niños y niñas vulnerables (la mayor de las mujeres tiene 30 años y tuvo hijos antes de los 20). El centro brinda clases de apoyo para los niños y niñas, que en su mayoría sufren violencia grave en sus hogares. Las mujeres dieron una lista de razones por las cuales quieren usar las TIC y participarán en un taller semanal sobre uso de correo electrónico, creación de blogs y de afiches digitales. Las adolescentes filmarán la historia de la murga y crearán un video en una serie de talleres sobre teatro y murga.

Fundación Sujeto y Predicado, Jujuy

La fundación trabaja con políticas públicas desde hace dos décadas. Como ganadoras del fondo en Jujuy, en los Andes de Argentina, se proponen trabajar en dos pequeños barrios marginales donde viven en total 400 familias que, a la vez, están a sólo dos cuadras del centro de la ciudad y de una serie de servicios públicos. La propuesta es trabajar con mujeres adolescentes y adultas para producir, en forma colectiva, un video que ponga sobre la mesa el tema de la violencia y sensibilice al público sobre su realidad y las consecuencias. Muchas adolescentes del lugar, incluso pertenecientes a las clases medias, consideran que las relaciones e interacciones violentas son algo “natural”. La fundación observó disturbios afuera de las discotecas en los que las agresoras con chicas y los que las detienen son sus amigos varones. La idea es cambiar la actitud de las adolescentes hacia la violencia haciendo que den clases a las mujeres que experimentaron violencia de género sobre la realización de volantes y afiches contra la violencia doméstica en computador, para colocar en las escuelas secundarias

AMMAR, Buenos Aires

El grupo AMMAR utilizará los fondos obtenidos para producir colectivamente un video sobre las mujeres que se dedican a la prostitución.

El comité de selección estuvo integrado por María Sol Pereyra Rozas, María Carolina Caride, María Luisa Goñalonz, Carolina Pereyra y Gloria Phillip, todas integrantes del Taller Continuo para Mujeres.

El fondo de ¡Dominemos la tecnología! integra el proyecto ¡Dominemos la tecnología! para acabar con la violencia hacia las mujeres, del programa de mujeres de APC, que a su vez forma parte del trabajo de nuestra organización para alcanzar el tercer Objetivo de Desarrollo del Milenio – igualdad para las mujeres. Se otorgaron 20 mil dólares en total para 12 países socios, con el fin de que se redistribuyan entre las organizaciones locales y de base que trabajan con mujeres y TIC .

(FIN/2010)

Registrarse en APC.org