República Democrática del Congo: dos caras de una misma moneda