¿Quién le teme a la malvada internet del Líbano?