Panamá podría dar un paso atrás en el respeto a derechos fundamentales