El panel de especialistas en libertad de expresión es solo el comienzo