¿El fin del FGI? Consideraciones sobre su sentido y sus sinsentidos