open
¿Cómo puede usarse internet para mejorar la vida de las personas? APC envía artículos, recursos e información sobre nuestro trabajo dos veces por mes.

Detrás de EroTICs: la investigación sobre la sexualidad e internet

Your rating: Ninguno Average: 2.7 (3 votes)

Por Katerina Fialova y Jac sm Kee para PARM de APC

PRAGA Y KUALA LUMPUR, República Checa y Malasia, 20 February 2009

Internet se está convirtiendo en un importante espacio de expresión, construcción y subversión de los discursos hegemónicos. En particular, se trata de un canal clave para la articulación y la negociación de temas que han sido prohibidos, restringidos, o simplemente regulados en la vida pública “desconectada”.

Argumentos a favor de la regulación de contenidos en internet

Diferentes actores, lo que incluye gobiernos, empresas de tecnologías de información y comunicación (TIC) y grupos conservadores están defendiendo la implementación de regulaciones para los contenidos de internet que se refieren a sexualidad. En este debate se habla de internet como un espacio sin leyes, donde acechan peligros inminentes y desconocidos. El paisaje “ilimitado” se presenta como una amenaza para la seguridad, algo que requiere vigilancia y control. Se presenta a los individuos como carentes de la capacidad para evitar los daños potenciales y se exageranlos riesgos mistificando el lenguaje técnico.

A su vez, en este debate, varios grupos – sobre todo mujeres, niños y niñas – son construidos como especialmente vulnerables a la explotación y otros riesgos, lo que acentúa la necesidad de tomar medidas para protegerlos de tales peligros. Una de las consecuencias es que el poder para regular el flujo de información y el acceso a los contenidos es reclamado por instituciones sociales – y supuestamente con buenas intenciones – ya sean organismos gubernamentales, intergubernamentales, el sector privado, u otros -, en lugar de darles la opción a los usuarios y usuarias afectados/as y confiar en su autorregulación.

Muchos/as responsables de tomar decisiones están cerrados a los potenciales y beneficios de la autorregulación y el uso informado de internet como canales valiosos de acción y elección política, y subrayan los riesgos que implica el uso de internet tanto para los individuos (vulnerables) como para los países.

La otra cara de la moneda

Así, el diálogo sobre el importante papel que tiene internet para que las personas tengan acceso a la información y ejerzan sus derechos de expresión y comunicación está bastante desequilibrado. Específicamente, se ignora cómo podría influir la gobernanza de internet sobre la negociación de límites (sociales), la autodefinición, la construcción de comunidades y el intercambio de conocimientos, además de desconocerse los derechos y necesidades de expresión sexual y acceso a información relevante de los usuarios y usuarias con diversas sexualidades, prácticas sexuales y salud sexual.

En cambio, se utiliza generalmente el concepto de “contenidos ofensivos” de una forma que niega la posibilidad de interpretaciones y preferencias divergentes en cuanto acontenidos, y obliga a aceptar la regulación vigente a fin de proteger a la población vulnerable y (moralmente) débil.

El desarrollo de internet a través del uso y las prácticas reales ha generado un terreno de tecnologías de la información y la comunicación que es rico, complejo y, a menudo, impredecible en cuanto a su utilidad y su valor. Por ejemplo, aplicaciones en línea tales como YouTube — una plataforma de intercambio de videos — son valiosas en la medida en que las emplean usuarios y usuarias con estrategias tan variadas como intercambiar momentos privados para dar visibilidad pública a la violación de derechos humanos que, de otra manera, hubieran quedado ocultos.

Intentos actuales de intervención y sus limitaciones

Es discutible si la regulación de contenidos como alternativa a la censura resolvería efectivamente los problemas que tienen que ver con la existencia de contenidos “ofensivos” en internet. Muchos desarrollos técnicos se realizan conjuntamente con estrategias prácticas para eludirlas legislaciones sobre regulación de contenidos, como sitios web espejo y aplicaciones proxy de internet tales como Psiphon,desarrollado específicamente para evitar la censura en internet en algunos países.

Además de la censura de los proveedores de servicios de internet y los gobiernos existen múltiples estrategias de regulación de contenidos utlizadas por el sector privado (comoproveedores de aplicaciones en línea), paralelas a sus objetivos de promover el derecho a comunicarse. Por ejemplo, el uso y suscripción a servicios web como Facebook5 se ve obstaculizado por su propia política de usuarios en relación a la regulación de contenidos, que incluye una revisión de pares y estrategias de autorregulación.

Hasta qué punto los usuarios y usuarias han subvertido los límites de esos espacios mediante sus prácticas, cuán internalizados están esos límites sin reflexión crítica, y quién se beneficia con esas regulaciones y a expensas de quién, son áreas aún sin explorar.

Este desequilibrio entre el verdadero conocimiento y las estrategias preventivas muestra la urgente necesidad de contar con las experiencias reales de los grupos afectados para informar y guiar la elaboración de políticas, a fin de lograr un proceso más confiable de toma de decisiones en cuanto a la regulación de los contenidos de internet.

Por ejemplo, la Asociación de proveedores de servicios de internet (ISPA, por su sigla en inglés) de Reino Unido hizo un llamado a realizar una investigación que ofreciera pruebas sobre el comportamiento de los niños,niñas y los abusadores en línea, así como en la actitud de los padres,madres en los espacios virtuales. Tal llamado se hizo en respuesta a la Consulta pública de la Comisión de la Unión Europea sobre una internet más segura y tecnologías en línea para niños y niñas (ISPA UK, 2007).

EroTICs: APC inicia una investigación sobre los derechos sexuales e internet

Un llamado de estas caracterísitcas confirma la necesidad de realizar una investigación en varios países sobre la participación y el uso de varias plataformas en línea por parte de quienes trabajan en derechos sexuales y salud sexual, padres y madres, responsables de políticas, activistas y otros actores claves, y las diversas maneras de entender la “ofensa” que modelan su compromiso y sus experiencias en esos espacios digitales. No se trata sólo de responder a la pregunta sobre cuáles son los “contenidos ofensivos”, sino qué es ofensivo en los espacios virtuales en general. Por ejemplo, las prácticas actuales de regulación que apuntan a impedir la exposición de pornografía y otros contenidos ofensivos no conducen necesariamente a reducir la ofensa o el daño, sino que limitan o niegan la libertad de expresión, o el acceso a información clave sobre la sexualidad o la salud, como temas relativas al SIDA o las maneras de tener sexo seguro.

El programa de mujeres de APC (PARM de APC) está llevando a cabo una investigación sobre los derechos sexuales e internet que terminará en 2010, con el apoyo de la Fundación Ford.

Gracias a este estudio se podrá entender mejor la complejidad y el compromiso sociopolítico de los diferentes actores en los debates y prácticas que rodean la regulación de contenidos, la sexualidad, la salud sexual y los derechos sexuales, así como el impaco que esto genera en dichos actores. También servirá para plantear una visión clave sobre cuestiones políticas fundamentales acerca del creciente rol que está teniendo internet en la vida de las personas y cómo alcanzar un uso más informado y autorregulado de internet.

Esto tiene que ver con la recomendación que hizo el PARM de APC durante el debate 7 del FGI 2007, que subrayaba la importancia de involucrar a diversas voces de usuarios y usuarias finales desde contextos políticos, sociales y civiles diversos para reflejar mejor la complejidad de las percepciones acerca de “contenidos ofensivos” y lo que ello podría significar en cuanto a la regulación de contenidos en la “desfronterizada” internet.

Como alternativa a las categorías y cláusulas abarcativas para la regulación de contenidos, las recomendaciones del PARM de APC sugieren que las regulaciones evolucionen de manera más orgánica y tengan en cuenta la necesidad de educar al público sobre un uso informado de internet y la capacidad de autorregulación en base a los derechos humanos, los valores y prácticas socioculturales diversas entre los usuarios y usuarias finales.

Para saber más
Kee, Jac sm. 2005. Women’s human rights: violence against women, pornography and ICTs. APC WNSP

Malhotra, Namita. 2007. The world wide web of desire – content regulation on the internet. APC WNSP.

ISPA UK. 2007. ISPA response to the European Commission Public Consultation on Safer Internet and online technologies for children

(FIN/2009)

Articulo de Investigación relacionado

Estimados amigos, coincido en las apreciaciones emitidas en este articulo. Me intresaría compartir esta articulo de investigación realizado en Bolvia:

Ética, poder y subjetividad en las sociedades de la información
[Cómo citar este artículo: ROJAS, José Eduardo. “Ética, poder y subjetividad en las sociedades de la información” en: Revista NOVAMERICA N° 110 Nuevas Tecnologías y Educación. Río de Janeiro. 2006. Págs. 42-47]

José Eduardo Rojas
El papel dinámico que la información y la comunicación han adquirido en las sociedades contemporáneas, abre el debate en torno a la comprensión del proceso de configuración de un nuevo campo de lo social expresado en el establecimiento de las sociedades de la información y comunicación; la emergencia de nuevos actores; y la consolidación de procesos sociales y subjetivos, propios de esta época.
El eje analítico en torno a éstos fenómenos –campo comunicacional, actores y procesos subjetivos- es el del cambio paradigmático que se estaría gestando respecto a la ética, las relaciones de poder y el ejercicio de la(s) identidad(es).
El campo en configuración. La sociedad de la información y comunicación se constituye como un campo, es decir como un escenario social, espacio-temporal, cuyo trasfondo es el de la convivencia en la economía de mercado y el principal producto en circulación es la información. Así pues, tiene “su propio proyecto de sociedad, el de la información, comunicación y conocimiento; sus espacios, virtual y real/geográfico, que se mueven entre lo global y local; sus tiempos, real y virtual; sus actores, comúnmente denominados inforicos e infopobres; sus tecnologías, TIC tradicionales y nuevas; sus técnicas, acentuadas en el dominio de habilidades informáticas y tecnológicas; sus metodologías, que dan prioridad idealmente a la construcción colectiva de conocimientos; y sus modelos de cohesión social basados en la articulación en red” (Rojas, 2005a: 8). La ideología predominante de este campo, estaría compuesta por tres pilares: la economía de mercado, la centralidad de la información y el conocimiento, y la utilidad –potencial y real- que tienen las TIC como herramientas que facilitan el flujo de información, conocimiento y comunicación en las prácticas cotidianas. Estas sociedades se caracterizan por su dinamicidad, fluidez y convivencia/adecuación con la incertidumbre, de allí el énfasis de que estarían en configuración.
Actores en el campo de las TIC. El uso y apropiación de las TIC en la vida cotidiana de las personas e instituciones depende directamente de las habilidades tecnológicas, los niveles de control, acceso, velocidad de la circulación, vigencia de la información y utilidad de la misma.
Según el uso que las personas hacen de las TIC se las puede organizar en: “sociedad civil, gobierno, privados, academia, multisectoriales, cooperación técnica y financiera, usuarios y no usuarios” (Rojas, 2005b). La característica transversal a todos ellos, estaría marcada por el dominio de ciertas habilidades tecnológicas en el uso de TIC, la importancia que dan al accionar en Red en el marco de la complejidad y multidisciplinariedad; así como en la utilidad, acceso, circulación y preferentemente control que tienen de la información y conocimientos, de manera rápida, fluida y al menor costo posible.
El acceso, rapidez y fluidez de la información ha provocado impactos representativos y cada vez más frecuentes en: asuntos públicos (como en el caso de los debates sobre el e-goberment, e-comerce, e-learning, etc., que ponen en evidencia la participación de la ciudadanía respecto al control, acceso y distribución de la información de interés público); y en asuntos privados (mediaciones que influyen en la configuración de subjetividades, para lo que aquí interesa, relacionados con cambios radicales en torno a la ética, modelo de ejercicio de poder y configuración y ejercicio de las subjetividades).
Ética, poder y subjetividad: procesos sociales en el campo de las TIC
Al atender las implicaciones que tiene el uso de TIC en la vida cotidiana, se advierten tres grandes cambios de corte epistemológico: 1) cambios fundamentales en la ética; 2) cambios en los modelos de relaciones de poder; 3) cambios en la configuración y ejercicio de la subjetividad.
1. La ética, se entiende aquí como la capacidad y posibilidad de poner en evidencia (comunicar) el lugar desde el que se ve, actúa y vive el mundo y la vida misma; y que puesta en evidencia en una interacción comunicativa, permite generar entendimiento, consensos o acuerdos temporales respecto al asunto tratado. Si en la lógica predominantemente moderna, la ética se refería a valores previamente establecidos por la moral (La Verdad, El Bien o El Mal). Al atender la lógica contemporánea los “valores morales” más que previamente establecidos; a través de la práctica ética, denotan su carácter “altamente construíble”, por lo tanto dialogado y polisémico, en atención de los actores y el contexto de la interacción comunicativa. Así por ejemplo, categorías morales como la verdad, el bien o el mal, si bien mantienen sus premisas generales, se reconstruyen y re-semantizan en función del contexto, los actores y temas de comunicación.
Quizá uno de los ejemplos más representativos de los cambios éticos en las sociedades contemporáneas, precisamente se refiera al valor de la verdad y la identidad. Por ejemplo, visitando algunos sitios Web de contactos personales (amistad, sexo, Chat) generalmente se observan anuncios que advierten a los usuarios sobre el uso de su identidad y datos personales en la Web. A través de un discurso de seguridad, se interioriza con frecuente familiaridad este discurso y práctica de poner y no poner los datos personales. ¿Quién iba a imaginar 10 años atrás que sería una práctica permisible decir y no decir la verdad? Así pues, el giro paradigmático de la ética, en tanto práctica comunicativa, se mueve, juega entre las lógicas de ser y no ser al mismo tiempo; de mostrarse o no –como actor concreto- en las interacciones, de decir y no decir lo que se esta pensando. Este ejemplo también se aplica al uso de la mensajería electrónica (msn), con la común apertura de dos o más cuentas de correo electrónico por una persona, ejerciendo –muchas veces entre la realidad y la imaginación- varias identidades.
2. Cambios en el modelo de relaciones de poder, siguiendo a Bauman “la principal técnica de poder es ahora la huida, el escurrimiento, la elisión, la capacidad de evitar, el rechazo concreto de cualquier confinamiento territorial y de sus engorrosos corolarios de construcción y mantenimiento de un orden, de la responsabilidad por sus consecuencias y de la necesidad de acotar sus costos” (2004:17). Las teorías del poder que sugerían en sí mismas la presencia y maniobraje desde un espacio-tiempo específicos, entran en quiebre al atender las modalidades de ejercicio de poder plasmadas a través del uso de NTIC, y cuya máxima representación se encuentra en la virtualización de la economía.
La invisibilización como técnica de poder, no sólo permite ejercer el mismo, sino también descentrarlo, como sucede por ejemplo con la risa, el sarcasmo, la indiferencia, que al invisibilizar o burlarse de “otro”, lo deslegitima, le baja el rango en el que está ubicado, lo descentra. Otro ejemplo concreto de este modo de ejercicio de poder, se lo encuentra en la práctica del hacker, que al averiguar contraseñas y romper barreras de seguridad (personales como el correo electrónico, o institucionales como las bases de datos), literalmente se burla al mismo tiempo que consagra, poniendo en práctica la noción más básica de juego de poder y negociación, resaltando su carácter lúdico y coercitivo.
3. Subjetividad: Reconfiguración del ejercicio de las identidades . Quizá la mayor señal de injerencia en la configuración de la subjetividad, esté plasmada en las prácticas relacionadas con el ejercicio de las identidades a través del uso de TIC. La identidad, en atención de estas prácticas, es asumida como una actuación. En este sentido tiene la posibilidad de cambiar según la conveniencia y necesidades de cada persona, y dicho ejercicio tiene la facilidad de descentrarse en cualquier momento. Es estratégica, dinámica, cambiante y en el contexto de las relaciones de poder y la ética: negociada . El caso del uso del msn, Chat, mirc o listas de contactos por Internet, es el mejor ejemplo de cómo las personas van organizando sus identidades/personalidades según sus conveniencias, necesidades y expectativas.
En concordancia con el argumento principal respecto a la reconfiguración de la ética, el poder y la subjetividad en las sociedades informacionales, a continuación se muestran algunos ejemplos de la vida cotidiana en los que estos tres asuntos interactúan. Advertimos que no son las TIC en sí mismas las que reconfiguran estos asuntos, pero reconocemos que son dispositivos estratégicos que los dinamizan, facilitan y/o desarrollan.
Los sitios de contactos personales y la mensajería instantánea. Christian es un adolescente autoidentificado como gay, tiene tres cuentas de correo electrónico: una destinada a su vida heterosexual y familiar; otra para sus contactos y amigos gay y una tercera que utiliza solamente con su pareja. Cuando ingresa a un sitio Web de contactos, encuentra un anuncio con recomendaciones sobre qué datos debe o no brindar: “Evita ser identificado. No des tu nombre verdadero, tu número de teléfono o dirección en los avisos personales o durante una conversación en el chat… Únicamente cuando estés absolutamente convencido de que puedes confiar en alguien, pídele su número de teléfono y dale el tuyo (mejor si es una línea celular)…” (www.boliviagayoriginal.com). Al chatear, él “juega” con sus contactos, hace citas y las deja plantadas, a veces las mira de lejos y si le interesan mucho se acerca y entabla conversación. Suele dar números telefónicos de otras personas, varía en su descripción física y psicológica… No lo hace con ánimo de mentir –dice- sino con la intención de mostrar lo que considera que más les puede interesar a las personas que conoce.
La experiencia cotidiana en Internet, le enseñó a decir y no decir la verdad sobre él mismo (ética), a desarrollar varias estrategias (poder) para dominar un charla (se enoja, bloquea y desbloquea contactos, envía guiños, utiliza emoticones, tarda en responder, se pone en estado de “ocupado”, o simplemente dice estar aburrido, no responde o se conecta en modo “no conectado”… se vuelve invisible). Asimismo, se muestra en la interacción de la manera que más le interesa y puede cambiar sin generar conflicto consigo mismo (ejercicio de identidades).
Masculinidades y consumos culturales. En el campo de la construcción de géneros, atendemos la reconfiguración del ejercicio de las identidades masculinas, cuyo principal dispositivo es el de los consumos culturales. A través de ellos, se presencia la modificación de la estética masculina, que entre otras cosas, ha incentivado la posibilidad de entender/aceptar diversas maneras de ser hombre en las sociedades contemporáneas . Un ejemplo concreto relacionado con las estéticas masculinas y su socialización a través de las TIC, es la ideología de la recuperación y erotización del cuerpo masculino en escenarios públicos. Por otro lado, se promociona y explota la masculinidad como un segmento de mercado que reconoce diversas prácticas y estéticas masculinas, desde los metrosexuales, pasando por modelos de hombre tradicionales, hasta prácticas propias de las comunidades gay (basta con analizar los contenidos transmitidos a través de TIC en: fotografía, cine, novela, sitios web, blogs, chat, d-group, literatura… con contenidos sobre moda, cultura del gimnasio, alimentación sana, productos de belleza exclusivos para hombre, etc.).
En este sentido, las prácticas cotidianas relacionadas con los consumos culturales en torno a la masculinidad, habrían generado cambios más representativos que los mismos movimientos feministas respecto a las relaciones de géneros y la equidad (ética), poniendo en evidencia la posibilidad que tienen los hombres de ejercer, cuestionar y descentrar un viejo modelo masculino (poder) y cambiarlo por una pluralidad de formas de ser hombre (identidades) reconocida –y cada vez menos discriminada- en escenarios públicos.
c) Seguridad en Internet. Desde todo punto de vista y allí se abre un nuevo campo de investigación el caso de la seguridad, se convierte en un asunto de preocupación común a todos los usuarios de Internet. Esta preocupación tiene vigencia porque se relaciona con el derecho a la intimidad, al ejercicio de las identidades, el conocimiento del manejo de la información consentida o no que se realiza desde cada computadora en la red (las cookies), con el debate sobre el uso de software libre y comercial, etc. Quizá el ejemplo más representativo en el caso del uso de TIC y subjetividad, se refiera a la seguridad en Internet: pues tiene estricta relación con la reconfiguración de la ética, el ejercicio de poder y de las identidades.
Si convenimos que la configuración de las sociedades contemporáneas vuelca la mirada a la subjetividad, será necesario asumir con ética y responsabilidad el ejercicio de poder en la vida cotidiana.

Bibliografía
Bauman, Sigmund 2004 “Modernidad líquida”. Fondo de Cultura Económica. Argentina.
Rojas, José Eduardo
2003 “El derecho a la identidad… apuntes para una articulación teórico-práctica”. Defensor del Pueblo de Bolivia. Ed. GRECO. La paz. 2003.
2004 “La configuración de identidades en contextos contemporáneos”. Ponencia presentada en el Primer encuentro de estudios sobre masculinidades. La Paz, Bolivia. Noviembre de 2004. (www.cistac.org)
2005a “Precisiones sobre el campo de la comunicación, cultura y las TIC en la promoción de Iniciativas de desarrollo”. Ponencia presentada en el Foro de Desarrollo Municipal. La paz, 2005. (www.forodel.org.bo)
2005b “Actores y escenarios en el campo de las TIC y Desarrollo en Bolivia”. Ponencia presentada para la Asociación Boliviana de investigadores de la comunicación. A 25 años del Informe McBride: El derecho a la comunicación en la democracia del Estado Boliviano. 11 y 12 de noviembre de 2005.
2005c “Imágenes y prácticas masculinas desde Bolivia: tendencias culturales que hacen sociedades contemporáneas”. Segundo encuentro de Estudios de masculinidades, La Paz, noviembre de 2005. (www.cistac.org)

Registrarse en APC.org