América Latina en Movimiento: Teletrabajo en Panamá

Your rating: Ninguno Average: 5 (1 vote)

Por Krizia Matthew para Co-edición APC y ALAI de Revista 521 América Latina en Movimiento

Panamá, 13 April 2017

Este artículo analiza el teletrabajo en Panamá y su papel en potenciar un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral.

La evolución tecnológica y el aumento del uso de internet, en todo el mundo, han puesto a prueba muchas de las conocidas formas de ofrecer servicios a los consumidores y también han revolucionado el sector laboral. Nuevas formas de trabajo que eran impensables en el pasado, son posibles en la actualidad gracias a las alternativas y las ventajas ofrecidas por las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs). Un ejemplo de ello es el teletrabajo.

Esta forma de trabajo contribuye potencialmente a un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral, ofreciendo una mejor calidad de vida y mejores oportunidades, para grupos minoritarios y personas con discapacidad, de un empleo remunerado.

Panamá posee una economía orientada a servicios; es un centro para las operaciones empresariales globales y regionales y sede para las multinacionales. Alrededor de 46 empresas en Panamá (Dell Panamá, Sitel y PWC, etc…) emplean a teletrabajadores. Contamos con una sólida infraestructura de banda ancha y el número de usuarios de internet está incrementándose. ¿Está Panamá jurídicamente preparada para esta nueva forma de trabajo? ¿Puede garantizar la protección adecuada de los derechos de los trabajadores?

Panamá ratificó el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en 1977, pero no posee leyes que lo regulen; el Código Laboral de 1971 contenía dos artículos dedicados a “El trabajo a domicilio” que podían ser leídos como parcialmente refiriéndose al teletrabajo, sin embargo, en 1986, fueron derogados. Por lo tanto, el Código del Trabajo debe aplicarse a todos los trabajadores de la misma manera.

Los teletrabajadores se consideran empleados normales en la legislación laboral, y el marco de compromiso entre los teletrabajadores y los empleadores, está definido por el contrato entre los dos, o los términos del contrato de servicio.

¿Cómo se definen los derechos de un teletrabajador y los deberes de un empleador, cuando la definición es general y se basa en ideas anticuadas de lo que el trabajo significa? El Pacto afirma la obligación de los Estados de garantizar el derecho a no ser privado de trabajo.

Esta definición enfatiza la importancia del trabajo para el desarrollo personal, así como para la integración social y económica. La regulación ayudará a expandir las oportunidades en el mercado laboral, pero de modo que los derechos de los trabajadores estén garantizados.

Una definición general de teletrabajo es esencial para regular el sector; permitirá diferentes tipos, categorías y derechos y obligaciones, como la remuneración mínima, estándares de salud y seguridad. Una definición permitirá a legisladores, distinguirlo de otras formas de trabajos similares, tales como el trabajo a domicilio.

Hay otro concepto que normalmente se usa, pero es ligeramente distinto al teletrabajo: el “trabajo a distancia o remoto”, un concepto utilizado en las empresas, es un beneficio que las empresas conceden a sus empleados, lo que les permite trabajar desde una ubicación distinta, aunque su presencia ocasional en la oficina generalmente se requiere. Se deben cumplir las mismas normas y obligaciones que los empleados que trabajan desde la oficina.

Algunas directrices como el Acuerdo Europeo sobre Teletrabajo, podrían ayudar a los legisladores a determinar los principales elementos, características y elaborar una definición. Este acuerdo, que fue firmado por CES, UNICE, UEAPME y ECPE, declara que los teletrabajadores deben gozan de los mismos estándares que los empleados que laboran en una oficina. El teletrabajo potencialmente ofrece múltiples beneficios a trabajadores y empresas. En la actualidad, la relación con los empleados de teletrabajo en Panamá está definida por el empleador. Normalmente, en estos tipos de contratos no se tienen beneficios de empleo, una situación que también premia a la empresa con menores costos administrativos.

Un informe de la Fundación Europea para la salud y cuestiones de seguridad frente a los teletrabajadores constató que en países como Irlanda, el teletrabajo a menudo conduce a una falta de contactos formales e informales y que los trabajadores pasan períodos muy largos aislados. En algunos países como Portugal y los Países Bajos, están obligados a efectuar visitas periódicas a las oficinas de la empresa. El aislamiento también puede crear dificultades para cumplir sus deberes de trabajo especialmente si tienen dificultades en la comunicación, así como para obtener respuestas a sus preguntas a tiempo.

Los teletrabajadores tienen que gestionar su tiempo. Existe una tendencia a trabajar más horas cuando se trabaja fuera de una oficina; una situación que puede generar conflictos familiares debido a las múltiples funciones y compromisos laborales. Asimismo los salarios de los teletrabajadores son generalmente más bajos; el tiempo fuera de las horas de trabajo no suele ser recompensado. Investigaciones en el Reino Unido demostraron que los profesionales informáticos teletrabajadores ganaban entre un 19% y un 29% menos que los trabajadores que realizaban actividades similares.

El teletrabajo puede ofrecer una alternativa de trabajo que proporciona flexibilidad y una serie de beneficios. Promueve la inclusión, es una alternativa eficaz para las personas con discapacidad, mujeres en período de lactancia o que personas viven en las zonas rurales.

Panamá también puede aprender de las organizaciones internacionales que están trabajando en el tema del teletrabajo, tales como el Departamento de Políticas sectoriales en la Organización Internacional del Trabajo, que ha organizado eventos como el Foro de Diálogo Mundial sobre los desafíos y oportunidades de teletrabajo para los trabajadores y los empleadores en las TIC y los servicios financieros. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo ofrece a sus Estados miembros, asistencia técnica y la cooperación para la investigación, el diseño y ejecución de políticas relacionadas con su trabajo.

Pasos de acción

Las siguientes son prioridades para la sociedad civil:

  • Es necesario desarrollar una definición de teletrabajo para desarrollar un marco legal acorde. Este marco legal debe establecer derechos claros y obligaciones, como también regulaciones relacionadas a seguridad y salud en el trabajo, horas de trabajo razonables, disposiciones relativas a licencia de maternidad y sanciones para aquellas
    compañías que no se acatan a las regulaciones.
  • Las compañías necesitan desarrollar programas y políticas que les permitan establecer condiciones de trabajo razonables. Es importante establecer arreglos apropiados de trabajo; políticas relacionadas a promoción de trabajo y entrenamiento.
  • Cualquier acuerdo en materia de teletrabajo debe procurar que las políticas sean justas en cuanto a género y para discapacitados.

(Traducción APC y ALAI).

Para leer la edición completa ir a Revista América Latina en Movimiento Nro. 521

Descarga el informe completo del Monitor mundial sobre la sociedad de la información (GISWatch) 2016 (en inglés)aquí“:http://www.giswatch.org/node/5783/

(FIN/2017)

Registrarse en APC.org