Mi historia con el Internet
Vilma Rocío Almendra Quiguanás

 

Mi nombre es Vilma Rocío Almendra Quiguanás, soy indígena, tengo sangre de etnia Páez y Guambiana. Hace dos años que trabajo como operadora del telecentro comunitario en la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca-ACIN, una organización de base que agrupa 109.001 comuneros indígenas. Esta organización se ha constituido como una entidad de apoyo al proceso comunitario zonal de organización, conformación de la entidad territorial indígena, consolidación de su autonomía política y jurídica.

Me inicié en Internet un año después de haberme retirado de la Universidad, fue cuando se me presentó la oportunidad de trabajar en nuestra organización operando un telecentro comunitario que iba a ser instalado en las oficinas de ACIN. Este telecentro es parte del proyecto InforCauca apoyado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical-CIAT y la Universidad Autónoma de Occidente-CUAO.

Al principio yo tenía mucho temor porque mis conocimientos en Internet eran muy pocos, aunque en el campo de los sistemas sí estaba bien preparada porque en la Universidad aprendí bastante sobre el manejo de computadores. Todo cambió cuando  empezaron a capacitarnos en el uso y manejo de esta herramienta, ahí perdí el temor, me di cuenta de que era algo sencillo y que iba a ser de mucha utilidad.

Mi primer acercamiento a Internet fue un día en que estaba viendo televisión, me llamó mucho la atención un comercial que decía "Internet", era la primera vez que escuchaba esa palabra, pero me quedé con la duda. Cuando entré a la Universidad en las clases de sistemas nos hicieron una inducción en Internet, ese día navegué muy poco, pues no tenía conocimientos para utilizar esta herramienta de comunicación y sólo nos dieron dos horas de clase. El profesor nos decía que todas las tareas las podíamos hacer en Internet, pero nunca me atreví a ir a la sala de informática porque me daba pena no saber utilizarlo.

Un año después nos pusieron un trabajo para recuperar una materia y entonces tuve que ir a la sala; estuve observando como una amiga investigaba y encontraba diversa información y lo que me dejó sorprendida fue ver que ella con sólo escribir una palabra y dar "clic" obtenía gran cantidad de datos.

En el ámbito personal, la única parte negativa es que me volví casi esclava de internet. Como conozco personas en diferentes lugares, ahora tengo la necesidad de estar revisando mi correo todo el tiempo y no puedo pasar un día sin revisarlo, es como una adicción. Sin embargo, son más los aspectos positivos que ha traído a mi vida, pues hace un año obtuve una beca para participar en el Walc 2001 en la ciudad de Mérida (Venezuela).  Esto para mí fue muy importante porque era la primera vez que salía de mi país, también porque conocí gente de varias partes de América Latina y Europa, compartí experiencias de mi comunidad y también conocí las experiencias de otras personas. Tiempo después, gestioné otra beca para participar en un seminario sobre nuevas tecnologías, en Cajamarca (Perú). También fue muy importante porque íbamos exclusivamente a compartir experiencias con otros telecentros y radios comunitarias; fue una de las experiencias más bonitas, porque cuando terminé mi presentación varias personas me felicitaron y al otro día una persona de la Red Científica Peruana-RCP me hizo una entrevista para un artículo en un periódico.

Hay varios aspectos negativos; al comienzo los líderes indígenas temían que personas ajenas pudieran obtener y aprovechar información de nuestra comunidad para conseguir méritos propios. En cuanto a lo profesional, también ha aumentado mi rutina de trabajo; esto es cuando en momentos de emergencia para la organización indígena he tenido que hacer sacrificios como pasar toda la noche frente al computador recibiendo y enviando información; lo hago con mucho amor y dedicación, pero a veces el trabajo es arduo.

Es mucho lo que hemos ganado desde que tenemos el telecentro en ACIN. Por ejemplo:

- La comunicación a nivel nacional, regional e internacional es muy ágil y oportuna
- Se han gestionado proyectos para la comunidad
- Hemos utilizado Internet para hacer denuncias públicas y difundir comunicados en respuesta a la violación de los derechos humanos
- Hemos logrado integrar Internet con medios tradicionales de comunicación como la radio comunitaria
- Algo muy curioso que pasó, fue que uno de los líderes de la organización en un principio no estaba de acuerdo con el uso de las TIC; después de unos meses viajó a Canadá a un Congreso, entonces me pidió que le abriera un correo; al final, ese fue el medio que utilizamos durante todo su viaje para estar en comunicación con él. Cuando regresó del viaje usaba el telecentro a diario, y la cantidad de mensajes que le llegaban era impresionante. Desde ese momento entendió cómo le podía servir este medio de comunicación y lo valoró.

A pesar de todo lo bueno que trae esto de las TIC, el acceso a ellas no es masivo. Yo creo que nosotras las mujeres indígenas estamos limitadas para acceder a ellas, primero porque no estamos capacitadas para el uso de estas herramientas de comunicación y segundo porque no contamos con los suficientes recursos económicos para acercarnos a las TIC. En general, son muy pocas las mujeres que en todo el mundo tenemos la oportunidad de hacer uso de este medio. Yo pienso que estas nuevas tecnologías de información nos sirven dependiendo del uso que les demos siempre y cuando nos enfoquemos en las necesidades de nuestra comunidad.

 

Presentación

Vilma Rocío Almendra Quiguanás
Coordinadora Telecentro ACIN
Santander de Quilichao-Cauca
Colombia